En la playa

Si pensamos este verano pasar unos días en la playa, hay que tener precauciones como tomar el sol con moderación, evitando exposiciones prolongadas y en las horas centrales del día.

Además, se recomienda:

  • Utilizar de forma frecuente cremas de protección solar, sobre todo después de tomar un baño, proteger la cabeza con gorras o sombreros, y beber agua con frecuencia para prevenir la deshidratación. Tome estas precauciones especialmente con los bebés y con menores en general
  • A la hora de bañarse es importante seguir las indicaciones de los socorristas y respetar las señales de peligrosidad del mar (banderín rojo= peligro/ banderín amarillo= precaución/ banderín verde= baño libre)
  • No bañarse en zonas prohibidas, si encuentra algún vertido de aguas residuales que no esté señalizado, denúncielo ante las autoridades municipales.
  • Nadar en zonas donde se haga pie y frecuentadas. Los niños y niñas no deben bañarse solos y deben evitar juegos peligrosos o bromas como las ahogadillas que pueden causar daños cervicales y de espalda.
  • Al entrar en el agua hágalo poco a poco, sobre todo después de haber tomado el sol.
  • Comprobar que el agua que bebe es potable.
  • Beber suficiente líquido y no abuse de las bebidas alcohólicas.
  • Asegurarse que los alimentos que se consumen han sido adquiridos en establecimientos que ofrezcan garantía sanitaria.
  • Conservar los alimentos refrigerados para evitar intoxicaciones e infecciones alimentarias.
  • Utilizar una esterilla o toalla personal para descansar sobre la arena.
  • Mantener la playa limpia, use las papeleras y contenedores de residuos. Sobre todo no tire objetos peligrosos a la arena.
  • No llevar animales domésticos a la playa, está prohibido y supone un riesgo sanitario.
  • Acampar sólo en lugares autorizados que dispongan de servicios higiénicos (duchas, W.C., etc.).
  • Atención a las medusas que aparezcan en el agua o sobre la arena. Evite que los niños jueguen con ellas.