Archivo de la etiqueta: unidad1

¿Cambiar todo para que nada cambie?

Jordi Adell

La pregunta del título de este post está extraída del podcast La generación conectada, de educ@contic . Me pareció un detonador de ideas significativo acerca de los cambios en Educación. ¿A qué cambios hacemos referencia? ¿Cómo ser un docente innovador? ¿De dónde deberían provenir estos cambios? ¿Qué dimensiones ya han cambiado en la sociedad y cuáles no vemos reflejados en nuestras prácticas escolares? Estos serán algunos interrogantes que intentarán guiar mi reflexión personal, desde mi experiencia como (eterna) aprendiz y como educadora en formación docente.

El viernes pasado, en el coloquio integrador del cierre de un taller, una estudiante me describía los cambios que había percibido en una docente del presente ciclo lectivo, comparándola con la época en que la misma fue su profesora en secundaria. La noté gratamente sorprendida y la conversación me dejó complacida ya que, en pocos días, con esa compañera docente rendiremos el final de la especialización en Educación y TIC. Asimismo, en el último presencial de este postítulo comprobé las creativas propuestas de enseñanza que integran TIC presentadas por mis compañeros de cursada, la mayoría de las cuales fueron llevadas a cabo con resultados muy satisfactorios en cuanto a los aprendizajes alcanzados por sus alumnos.

Han cambiado, evidentemente, las decisiones pedagógicas tomadas, de manera que las actividades planteadas, los artefactos digitales sugeridos, las estrategias de evaluación efectuadas, la selección y utilización de herramientas se han modificado, en un intento de acercarnos a desarrollar las competencias (en nosotros, a la par que lo hacemos con los estudiantes) de aprender a aprender, la competencia digital y la competencia de autonomía. Para que esto ocurra debemos salir de la zona de confort, asumir el desafío de seguir aprendiendo.

Las realidades que vivimos en las escuelas son diversas, heterogéneas;  los contextos disímiles no favorecen “recetas” a aplicar para visualizar mejoras relevantes en los aprendizajes, no obstante lo cual podemos vislumbrar ideas, como las brindadas generosamente por Jordi Adell.

El modelo de transmisión de conocimientos colisiona con estas ocho ideas para la enseñanza en red que podemos aprovechar en cualquier ámbito en el que desempeñemos nuestro oficio docente: la cooperación y la colaboración; evitar la competitividad y promover el trabajo en grupos y comunidades;  propiciar el debate y el diálogo, obviando la repetición memorística; favorecer el aprendizaje autorregulado y autodirigido; apreciar la diferencia como enriquecedora; establecer redes de lazos fuertes y débiles, con confianza; valorar la reflexión crítica; y entender que conectar y mediar es el papel de la tecnología. Estas ideas nos ayudarán a comprometernos con el cambio.

En el mismo sentido, podemos sumar la voz de Cristóbal Suárez, quien desarrolla la Pedagogía Red. Nos anima a preguntarnos, alejándonos del utilitarismo tecnológico, para repensar Internet: ¿Por qué aprender en red? ¿Qué aprender en red? ¿Cómo aprender en red? ¿Con qué aprender? ¿Con quién aprender? ¿Dónde aprender? ¿Cómo valorar lo que se aprende? De esta forma podremos analizar cómo Internet contribuye a brindar respuestas a las preguntas sobre: las finalidades educativas, el contenido de aprendizaje, la metodología, los recursos, la comunicación educativa y los nuevos roles educativos, la reconfiguración del aula como espacio educativo, y cómo Internet participa en los procesos de valoración del aprendizaje. Para visualizar estos interrogantes, comparto una infografía elaborada para tal fin.

Tenemos en claro, entonces que hay cambios que, como docentes, debemos generar, y este camino no lo transitamos en solitario, encontramos a compañeras y compañeros que forman parte de nuestro PLN (la relación con los Otros), y que junto al acceso a la información, y a la creación de la información conforman nuestro PLE.

Los invito a ver este video de Jordi Adell, en el que esclarece, magníficamente el concepto de PLE (Entornos personales de aprendizaje). Así, aprendiendo y llevando a las aulas estos aprendizajes lograremos achicar las brechas entre los saberes de la cultura digital que requieren los alumnos y lo que desde la escuela ofrecemos en relación con las TIC.