Nunca terminé un MOOC

Desde hace tres años inscribirme en un MOOC ha pasado a formar parte de las intenciones de principio de curso, al igual que ir al gimnasio, dejar de fumar, participar en redes sociales o empezar una de las colecciones que pueblan los quioscos en el mes de septiembre. Inevitablemente, al hacer el balance navideño, veo en la mesilla la segunda actividad de MOOC sin terminar haciendo compañía al paquete de tabaco, una caja de minerales casi vacía, las telarañas de la cuenta de Twitter y el recuerdo del cansancio tras la única sesión en que fui al gimnasio.

Supe de la existencia de los MOOC a través del artículo de Soraya Paniagua La madre de todos los MOOC. Sonaba muy bien: un proyecto de George Siemens reuniendo personas de referencia en el campo de la tecnología educativa como Alejando Piscitelli, de fácil inscripción, con una metodología que prometía revolucionar el aprendizaje y el papel de los educadores. Todo esto con materiales disponibles online y un montón de gente opinando y ampliando los contenidos propuestos.

 Organizational Culture by Kay KIM
CC by – Organizational Culture, Kay Kim

No pude resistirlo y cubrí el formulario. ¿Para que se apunta a un curso en inglés alguien que desconoce el idioma? Misterios de la inmediatez con la que nos manejamos en internet, muchas veces sin pensar en las consecuencias de pulsar un botón. Total que el primer MOOC acabó como se suponía: tras dos entradas para admirar el diseño del aula me olvidé del asunto.

Los años siguientes seguí inscribiéndome en los MOOCs que aparecían en mi pantalla con los temas más peregrinos: lenguajes de programación, física, cálculo de integrales… Universidades, empresas e instituciones de todo tipo ofrecen una oferta de lo mas variado, bien sea por ahorrar costes de formación, pasando al empleado la responsabilidad de la formación continua o para fidelizar clientes y usuarios. No tengo clara la rentabilidad de estas iniciativas ni si consiguen el objetivo de formar a los colectivos a los que van destinados pero, mientras se pueda, hay que aprovechar para recopilar materiales que pueden ser necesarios en el futuro. Tengo la impresión de que se trata más de una moda pasajera que de un sistema de formación con futuro.

La mayoría de de los MOOC empezados son de tipo xMOOC, en los que destaca el dominio del contenido. Se suelen realizar en plataformas cerradas con apoyo audiovisual y las interacciones entre los asistentes son escasas. Este año, a pesar de mi aversión a las redes sociales, decidí anotarme en dos cMOOC, con un modelo centrado en el aprendizaje a través de redes de usuarios, usando herramientas disponibles en la web como blogs, foros, marcadores sociales, etc.

felipe4
(C) Quino

A pesar de las ventajas de contar con buenos contenidos, actividades atractivas y compañeros siempre dispuestos a echar una mano, para los que nos identificamos con Felipe, el de Mafalda, no es fácil terminar un MOOC.

19 comentarios sobre “Nunca terminé un MOOC”

  1. Una entrada muy curiosa y con un tono muy agradable de leer.

    A mí me da la impresión de que igual no has encontrado una temática y/o planteamiento de interacción en la plataforma de aprendizaje que te haya «llamado la motivación» de manera suficiente.

    Por otra parte, estoy de acuerdo en que la velocidad del S.XXI a veces hace que, simplemente, hagamos las cosas por hacerlas y que, indefectiblemente, terminemos siempre abandonando, procrastinando o cualquier otra palabra/acción que nos remita a quedarnos parados mientras todo, que duda cabe, sigue adelante a un ritmo cada vez más endiablado.

    Supongo que hay que hacer mucha pedagogía por ahí, y que cada cual sea capaz de asumir a qué velocidad se quiere mover, a qué velocidad quiere aprender sin que ello suponga más contratiempo que el de detenerse de vez en cuando a tomar una decisión.

    No me parece fácil desde luego.

    Espero que en próximas tentativas con este modelo formativo encuentres una experiencia que te resulte más agradable. También creo que hay mucho de nosotros en la generación del proceso, pues es un tipo de aprendizaje eminentemente activo.

    Un saludo, Raúl.

  2. En efecto, a los que somos de naturaleza contemplativa no nos es fácil atender a tanto estímulo.
    Muchas gracias por tu comentario

  3. Es una característica de los Moocs, a veces no necesitas terminar, tal vez aprendiste lo que necesitabas en ese caso, esa es la esencia del Mooc.
    Para los profesores que hacemos los Mooc es a veces decepcionante, pero también debemos entender que el Mooc es para que aprendas lo que necesitas.

    1. Gracias por tu comentario.
      No creo que el hacer un mooc responda a una necesidad de aprendizaje. Para eso buscamos las fuentes con los medios que tenemos a mano: libros, internet, compañeros de trabajo, medios de comunicación… No nos hace falta institucionalizarlo.
      Los cursos y los mooc los veo más como una necesidad social, para conocer gente que comparte intereses o para redondear el sueldo.

  4. Pues me gusta mucho tu propuesta, creo que es lo que hemos sentido en muchas ocasiones, al menos yo me veo muy reflejada.

    Creo que es un reflejo de algunas de las desventajas que tiene el aprendizaje que estamos tratando. Creo que podemos sentirnos perdidos, desorientados y de esta manera se produce la desmotivación.

    Me gusta mucho la figura del mentor que han propuesto en este MOOC.
    Quizá no has encontrado la plataforma, o la temática que te enganche, yo creo que cada uno necesitamos elementos distintos que nos faciliten continuar, hay quien necesita apoyo de personas, un facilitador, o quienes lo encuentran en tutoriales y servicios multimedia…
    Gracias por tu reflexión

  5. En los general coincido con sus opiniones. En mi experiencia les puedo comentar que si he finalizado dos los cursos en los que me he inscrito. Uno de ellos no y fué porque no valoré el tiempo que se requería. Es decir aún cuando te dicen el tiempo que se espera participes y dediques al curso, deben aclarar que es lo mínimo.
    Por otra parte es necesario leer bien los requerimientos y ser sinceros en aceptar que no siempre cumplimos los requisitos para cursarlos.
    Pero bueno nuestra propia experiencia nos dará herramientas para saber diseñar MOOCs accesibles.

    1. En general los cursos a distancia exigen mayor esfuerzo del indicado en el curso. El tiempo no puede ser el mismo para todos los participantes, no todos tienen los mismos conocimientos al empezarlos. Cualquier tontería que en una clase presencial se arregla en cinco minutos puede llevar horas hasta que te das cuenta de lo que falla.
      Además no tenemos costumbre de usar los foros, que ayudarían a otros participantes que se enfrentan al mismo problema.
      Muchas gracias por tu comentario.

  6. ¡Enhorabuena por tu entrada! Me gusta. Fíjate que curioso y que contradictorio que yo me considero desde hace un año un «Moocadicto» y así lo reflejo en la entrada que acabo de publicar en mi blog y en la plataforma como tarea de esta Unidad 1.

  7. Cuando vi el otro día el título «nunca termine un mooc» , me preguntaba que dónde me he metido. Como a tí no tengo apenas afinidad por las redes sociales y pienso que cuando necesito formación o información siempre pudo encontrarla en un libro o en algún buscador o página especializada. Pero quería saber como se innova en los centros con la tecnologia 2.0. Al abrir tu post pensaba que podía conocer qué evitar para terminar el mooc, pero al final no sé por qué no los terminaste.
    Podrías escribir otro de por qué siempre es algo que tienes pendiente ¿qué crees que te puede dar un mooc y no acabas de encontrar?.
    Gracias por tu post porque de momento no me has dado motivo para no continuar
    Bueno si puedes comenta mi tarea (80)

    1. Anoto lo de escribir otro artículo. Quizá para cuando abandone este Mooc 🙂
      No hay una causa única para dejarlos: nuevos intereses, apuntarme en más actividades de las aconsejables, aburrimiento en los que están basados exclusivamente en vídeos, poco gusto por el trabajo con ordenadores, asuntos personales…
      En los cursos presenciales siempre hay alguien que anima a seguirlos, aunque solo sea para tomar unas cañitas al teminarlos. A distancia es más difícil encontrar motivación.

  8. Me gusta tu entrada…porque esta tarde cuando por fin he intentado escrbir mi tarea pensaba que iba a dejar este MOOC. Estoy un poco perdida y me ha resultado dificil escribir. Incluso en mi nuevo blog he hecho otras entradas hasta lanzarme.

    Yo me he apuntado para descubrir unas herramientas que puedan ayudarme en este momento en el que me tengo que replantear como estudio, como aprendo sobre mi profesión el próximo año.
    Y me ha encantado encontrarme con alguien que escriba como tú, desde esos sentimientos que tenemos todos.

    gracias

    belenbe

    Ups..ya no me acuerdo como tenia que rellenar los datos del comentario…ja, ja tengo mooc-saturación neuronal

    1. Gracias Belén, es que la única forma de que estas tareas no parezcan artículos de una enciclopedia es añadirles un trocito de vida.
      Si necesitas ayuda con las herramientas ya sabes. Los atrancos compartidos son más llevaderos.

  9. Hola Raul. Me siento identificada contigo en gran parte, aunque creo que el simple hecho de volver a empezar otro curso es señal de que sigues con el gusanillo. Yo estoy entre los que empezamos con el Amstrad con la pantalla de fósforo verde y el «Windows para torpes » de Forges, y te aseguro que a pesar de haber avanzado lo suficiente hasta llegar aquí todavía se me hace un mundo empezar este tipo de cursos y terminarlo. Ánimo y no lo dejes aunque sea para compartir con el resto tus experiencias.

    1. Hola Mercedes, que tiempos aquellos!!
      Cuando salió el primer Amstrad PC trabajaba en una tienda de informática. En los anuncios decían que regalaban una «magnífica mesa», que consistía en darle la vuelta a la caja donde venía embalado. Hubo quien marchó de la tienda creyendo que queríamos quedarnos la mesa.
      Gracias por el comentario

  10. Estimado Raúl y demás colegas, saludos cordiales. Interesante reflexión… Comparto gran parte de lo que expresas en tu artículo «Nunca terminé un MOOC» y los colegas que han comentado el mismo.
    En los últimos dos años, he realizado siete (7) MOOC y he «obrevivido» a 6, espero poder culminar éste. Una de las cosas que he observado, es que son un «filtro», entra o se inscriben muchas personas y terminamos menos del 10% de las mismas. Creo que una de las cosas que ocurre, además de la poca interacción que se da en los participantes y entre estos con los tutores (no es el caso de los MOOC de Conecta13), es que muchos se inscriben para ver cómo les va, a ver que aprenden, otros porque realmente estamos intreresados en ampliar nuestros conocientos en la temática del mismo y compartir con otros colegas de diferentes partes del mundo y niveles académicos, profesiones entre otros.
    Te invito a revisar y calificar mi aporte «Innovación Docente»: http://www.easp.es/escuelabierta/mod/data/view.php?d=4&rid=49.
    Un e-abrazo y Felicitaciones por tu interesante reflexión
    Omar Miratía
    UCV, Caracas-Venezuela

  11. Mis Disculpas, Raúl
    Copie una dirección equivocada dado la premura por tener intermitencia en la red.
    Si desea ver mi aporte, busca por «Innovación Docente»
    Gracias…!!!
    Omar Miratía

  12. EStoy bastante de acuerdo con el planteamiento, aunque mi experiencia ha sido diferente. He realizado muchos MOOCs y sólo he abandonado un par de ellos por no estar conforme con el planteamiento (de baja calidad y nula interacción con docentes y alumnos). Creo que la clave está en apuntarse a temas que realmente interesen, seleccionar la plataforma o centro que lo imparte y asegurarse de que vaya a haber interacción.
    Sigue buscando!! Creo que son una buena oportunidad de tomar las riendas de nuestro aprendizaje con un bajo coste económico.

Deja un comentario