Aprender haciendo: ¿Es esta una manera adecuada de aprender?

Mis valoraciones girarán en torno  al mundo de la salud y su entorno digital

 

   Situarnos frente a la pantalla de un ordenador o usar los dispositivos móviles es algo muy rutinario, salvando esos escenarios de falta de uso por la edad y su brecha digital o por entornos laborales, sociales y del hogar al margen de la misma. Pero en general, la vida diaria de jóvenes y no tan jóvenes, es en conexión continua. Nos levantamos y casi cogemos ante los dispositivos móviles que la taza de café. Y Llegamos al trabajo arrancando el ordenador y pensando en el correo saturado de peticiones diarias, o en ponernos delante del ordenador para escribir en la historia de salud del paciente, en caso de ser sanitaria, como es el mío o en usar esa PDA para escribir la comanda o el software de la empresa que permite la gestión de un entorno laboral concreto.  Pero en este entorno de conexión diaria, vamos incluyendo nuevos elementos, como es el uso de las TICs, las redes sociales y las herramientas que ofrece la web 2.0, como facilitadoras para potenciar las capacidades de cada individuo, de manera que de una forma casi inconsciente permite ir aprendiendo a la vez que vamos haciendo. ¿Pero creéis que este aprendizaje desde la acción es la manera más adecuada de ir creando nuestros entornos personales de aprendizaje?

pizarra

  Evidentemente, según las capacidades y competencias de los individuos, el desarrollo de aprendizaje será mayor, pero para lo que antes necesitábamos un tiempo más que considerable, ahora se mejora y acelera por el uso de internet, la tecnología y la posibilidad de estar conectados e interaccionar dentro de la web 2.0.

   Como describe @manyez en su blog, se trata de aprender casi a diario con el uso de las TICs y las redes sociales, adquiriendo nuevas actitudes en torno al uso de dichas tecnologías, que indirectamente nos habilitan de recursos personales.

pulso

    Al ser sanitaria, mi implicación más directa en las redes sociales y la web 2.0 está relacionada con lo que se conoce como la salud 2.0, es decir, la web 2.0 aplicada a la salud, aunque para algunos se trate de echar imaginación y creatividad en torno a una receta secreta de la Esalud, o lo que John Nosta nos presenta como los diferentes sabores de la salud digital. De esta receta destacaría como ingrediente imprescindible un elemento muy valioso, ya que ninguna innovación digital tiene sentido al margen del juicio clínico y la perspectiva, sobre todo si hablamos de medicina. Por supuesto que la tecnología, la pasión por aspirar a hacer las cosas de otra manera para ayudar a la ciudadanía a resolver sus problemas de salud, y la manera de alcanzar nuevas formas de interacción entre profesionales y pacientes, ayudan a completar una receta muy actual y necesaria. Fundamentalmente cuando la sociedad está en internet y los pacientes demandan esta realidad.

  Para mí, este descubrimiento sobre la salud digital que ha interrumpido precipitadamente, a un ritmo acelerado como rápido progresa la tecnología y la ciencia, y que ha cambiado las reglas del juego, me parece apasionante. Sobre todo porque supone una manera de aprender en torno al uso de una serie de herramientas concretas que están en la web, junto a la conexión con otros profesionales sanitarios encontrando una amplia red virtual conectada. Personalmente esta manera de aprendizaje activo, observando lo que hacen otros profesionales expertos, mirando  imágenes o vídeos, leyendo textos, reflexionando e interactuando y descubriendo todo ese conocimiento en torno al concepto de Esalud. Ello ha permitido indirectamente desarrollar mi entorno personal de aprendizaje, haciendo transparente algunas actividades y conocimientos generados con la incorporación de nuevas formas y canales de comunicación con otros profesionales y la ciudadanía en general, para este aprendizaje colaborativo. Creo indiscutible que tenemos un gran reto por asumir como profesionales vinculados al concepto de la Esalud.

Virginia Salinas (@VirgiForero)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *