La Mutilación Genital Femenina (MGF) amenaza a 3 millones de niñas cada año y se estima que más de 130 millones la han sufrido, según datos de Unicef. Muchas fallecen a causa de las infecciones y otros problemas asociados a esta práctica y todas sufren secuelas muy graves durante el resto de sus vidas. El fenómeno migratorio ha extendido esta práctica a varios países europeos, entre otros España.