Las y los pediatras y personal sanitario adscritos al Programa Salud Entre Libros animan a las familias para que lean juntos o simplemente comenten cuentos en voz alta, de manera que los niños y niñas se familiaricen con los libros.
Las investigaciones demuestran que los niños a los que se les suele leer en voz alta tienen más posibilidades de desarrollar todo su potencial a nivel académico, social y vital. Una alfabetización correcta influirá en el bienestar social y en la salud del adulto.

En Granada nos hemos encontrado con la sorpresa de que Ana Garach, Pediatra en un barrio popular ya estaba poniendo en práctica la recomendación de la lectura en voz alta desde su consulta. Es un  honor y un placer presentaros esta entrevista que le hicimos donde nos explica cómo ha replicado estos grandes proyectos a golpe de vocación y constancia.

Por qué recomendar la lectura en voz alta desde la Consulta de Pediatría

Las y los profesionales de Pediatría son excelentes interlocutores  para recomendar la lectura en voz alta por las siguientes razones:

  • Es el primer sanitario o sanitaria de Atención Primaria que entra en contacto con la familia [1].
  • Tiene muchas oportunidades de contactar con la familia en los primeros años de vida del menor.
  • Construye una relación de confianza con las madres y los padres.
  • Tiene más autoridad moral a la hora de hablar sobre el desarrollo intelectual y emocional del niño que otros profesionales sociosanitarios [2].
  • Llega a todas las familias, a diferencia de las instituciones educativas, a las que solo llega una parte de los menores.
  • Cuenta con la base cultural como para explicar a los padres la utilidad de la práctica lectora en familia.
  • Se ha demostrado que las recomendaciones del profesional de Pediatría son eficaces especialmente en grupos de población en desventaja.
  • Incluir la promoción de la lectura en voz alta en los controles de salud permite además, que el Pediatra pueda evaluar algunas etapas del desarrollo psicomotor del niño/a.

[1] Manetti S. Strumenti per i pediatri delle cure primarie. Medico e bambino, 2011; 3: 167-174. [2] Buchstart. Was können Pädiater für Buchstart tun?

Cómo abordar la propuesta de la lectura durante la visita

Se recomienda presentar el libro ya desde el inicio de la visita de control.

Tiempo de dedicación del Profesional [1]

  • Estará entre 30 segundos y 2 minutos.
  • En visitas posteriores el tiempo se irá reduciendo.

El libro durante la visita

  • Es una buena oportunidad para observar al niño y su grado de atención y de competencia motora, así como la actitud del padre o madre respecto del niño o la niña.
  • Por lo tanto, es bueno tener a mano, encima del escritorio o de la camilla, un libro adecuado a la edad del menor.
  • Este momento facilita mucha información importante al Pediatra.
  • Hacer de modelo brevemente de cómo leer en voz alta, incluso hacer algún comentario a las imágenes y leer un poco para que los padres y madres vean lo sencillo que resulta.

Durante los controles posteriores se podrá verificar si la lectura es ya una práctica habitual en la familia y dar apoyo a los padres.

Otros materiales a entregar: folletos, marcapáginas, listado de las bibliotecas municipales más cercanas.

[1] Manetti S. Strumenti per i pediatri delle cure primarie. Medico e bambino, 2011; 3: 167-174.

Consejos prácticos
  1. Equilibrar los consejos entre los impositivos (“tendríais que leer 15 minutos al día con vuestro hijo”) y los mensajes permisivos (“os podría parecer agradable mirar un libro junto a vuestro hijo antes de dormir”) [1].
  2. Subrayar que el momento de lectura en familia tiene que ser alegre y agradable.
  3. Adaptar el mensaje al contexto cultural de la familia.
  4. Enfatizar en la importancia de coger al niño o a la niña en brazos y de que el libro esté frente a los dos lectores (padre o madre y niño).
  5. Explicar que la lectura en voz alta crea en el niño la costumbre de escuchar, aumenta los tiempos de atención, favorece el desarrollo del lenguaje, aumenta el deseo de aprender a leer, de modo que lo aligera ya que aprender a leer no es fácil.
  6. Hacer hincapié en la importancia que tiene en el crecimiento del niño la calidad de la relación entre ellos, y que el libro lo favorece.
  7. Invitar a los padres y a las madres a que frecuenten la biblioteca más cercana. [2].

[1] Ochoa Vázquez LC (Pediatra). Cómo fomentar la lectura desde la niñez. Medellín: Universidad de Medellín. (Sin fecha de publicación). [2] Nati per Leggere. Il Pediatra.

La Sala de espera

En las consultas adheridas al proyecto Nati per Leggere, concretamente en la sala de espera se habilita un espacio para los niños. Junto a una pared se coloca una estantería pequeña o contenedor bajo para poner libros que lleven la etiqueta de la biblioteca municipal que ha prestado dichos libros, que a su vez serán cambiados por otros títulos cada mes.

En un primer momento será el/la pediatra quien se ponga en contacto con la biblioteca más cercana para comentar la puesta en marcha del proyecto en su consulta. La sustitución de los libros por otros títulos estará a cargo del/de la bibliotecario/a.

La presencia de libros para lectura en voz alta es incompatible con revistas o folletos informativos, como los que suelen dejar los visitadores médicos. Incluso se recomienda la total ausencia de juguetes, ya que un “rincón de lectura” requiere empeño para favorecer el recogimiento, para focalizar todo hacia la lectura. Se aconseja no poner sillitas pequeñas para los niños ya que lo que se pretende es que el niño o la niña se siente junto al padre o la madre o, mejor aún, en su regazo.

En el rincón de esta pequeña biblioteca se pueden colgar pósters con información sobre el proyecto Salud Entre Libros, los horarios de la biblioteca municipal y unos panfletos con imágenes y otra información sobre actividades que se lleven a cabo en la biblioteca.

Más allá de estos elementos se procurará que en la sala de espera no haya otros elementos que distraigan al niño o llamen su atención.

Los libros que no haya dado tiempo a leer antes de la visita podrán seguir leyéndose en la misma sala de espera una vez finalizada la visita al pediatra.

Por lo tanto, la sala de espera no es un lugar donde solo se espera sino un lugar donde el/la pediatra le habla a cada familia sobre la importancia de la lectura en voz alta; donde se demuestra que, a través de la colaboración con la biblioteca, el/la médico/a está involucrado en la vida social de su barrio o ciudad; y que la biblioteca también es un lugar que fomenta la salud de la familia.

En el caso de salas de espera por donde pase otro tipo de pacientes además de los niños, como por ejemplo en un Centro de Salud, será difícil implantar un rincón de lectura, en cuyo caso el proyecto podría apoyarse en la labor de los voluntarios/as.

Testimonios de Pediatras adheridos a Programas de Fomento de la Lectura en voz alta en Familia

“Cuando hablo con los padres y las madres acerca de preparar sus hijos para que tengan éxito en la escuela, me escuchan muy atentamente. Muchos padres no han terminado los estudios de secundaria y algunos incluso ni la primaria por lo que se sienten muy aliviados cuando se dan cuenta que pueden ‘leer’ un libro simplemente contando una historia a través de las imágenes.” (Un médico de Reach Out and Read, Colorado)

“El libro es un facilitador durante la visita médica, te permite entrar de forma suave y eficaz en la relación entre madre/padre e hijo/a. Los padres se dan cuenta que tú estás realmente interesado en la promoción de la salud y empiezan a hacerte preguntas relativas al desarrollo y al comportamiento” (Pediatra asociado a Nati per Leggere, Italia).

“El Programa Reach Out and Read-EE UU nació como una solución simple para un problema obvio: salas de espera sin libros.” (Robert Needlman, M.D., cofundador de Reach Out and Read)

“Cuando estaba trabajando en una clínica para personas sin techo, una madre entró en con su hija de 6 meses y le di un libro al bebé, que en seguida se puso a mordisquearlo. Su madre la miró y dijo muy orgullosa: ‘Mi hija es inteligente’.” (Dipesh Navsaria, M.D. Médico, Reach Out and Read, Wisconsin)

“Lo que consigue el Programa ROR-EE UU en el niño o niña le sirve para toda la vida.” (Andrew Graff, Director de Allen & Gerristen)

“Una de las experiencias más memorables que he tenido como pediatra con el programa de Reach Out and Read-EE UU, fue cuando le di a una madre un libro para su hija de 5 años y me dijo: “El año pasado nos dio usted el libro de ‘El patito feo’. Fue el primer libro que hemos tenido en casa. Lo leemos cada noche”. Y volviéndose a su hija le dijo muy emocionada: “¡Ahora vamos a tener dos libros en casa!”. (Meghan Treitz, M.D., Child Health Clinic, Colorado)

“Cuando le di un libro a un bebé de 6 meses no me sorprendió que su padre me dijera que era su primer libro. Lo que sí me sorprendió fue ver que estaba tan orgulloso que sacó su cámara y sacó una foto para inmortalizar el momento.” (Mary Ann Woodruff, M.D., doctora, Reach Out and Read, Washington)

“Muchos padres y madres no se dan cuenta que perder muchos días de colegio o en preescolar puede influir en que un niño aprenda o no a leer. Los médicos, y en este caso los pediatras, son los únicos que tienen verdadera autoridad moral para transmitir este mensaje y para ayudar a que los padres  y las madres entiendan que los niños no deberían perder clases con tanta facilidad.” (Hedy Chang, Directora de Attendance Works, iniciativa norteamericana para la prevención del absentismo escolar).