AMANECIENDO EN SÁBADO 7

Hoy, sábado 23 de mayo, escribo sobre EL ARTE

Que el arte está sobrevalorado económicamente lo tengo claro hace años (y he escrito sobre ello). Lo que he comprobado más recientemente (pandemia mediante) es que estaba infravalorado emocional y espiritualmente. Hasta que llegó el confinamiento y empezamos a escuchar a escritoras y poetas. A filósofas y psicólogos. Y en decenas de entrevistas se habla ya de ¡Recetar / prescribir libros! Por fin. Aleluya. Mi homenaje público a Ramón Bayés (¡viva el cine!) y a Salvador Casado (¡viva la poesía!), maestros y amigos, que llevan años clamando, sobre ello, en desiertos varios: académicos, profesionales, ciudadanos. Y a Pepe Olmedo, psicólogo y músico, que con su proyecto “Música para despertar” ha pasado ya a la acción con personas que sufren Alzheimer y otras demencias.

Si mal de muchos es consuelo de todos (lo de tontos se lo inventó el individuo tóxico y malvado que quería amargarnos la vida), bien de muchos… ¡Aún más consuelo y sanación de todos y todas! El arte sana a quien lo produce, a quien lo crea (Chantal Maillard nos lo declamaba, hace unos sábados, en su poema “Escribir”) y, a veces, sana también a quien lo disfruta, a quien lo recibe (Cuántas veces habré usado, digo bien: usado, la canción “Penso positivo” de Jovanotti para sanarme). Es más, creo firmemente que si no cumple alguna de estas dos sanaciones (una de las dos, al menos) no es arte. Será una ocurrencia, un divertimento, un negocio, una tomadura de pelo o una forma de blanquear dinero. Pero ¿arte? Arte, no.

Lo dicen las artistas más jóvenes (Elvira Sastre: “Escribo para curarme”) y los más vividos (Joan Margarit: “La poesía, con la música, es la única herramienta seria de consuelo de la que podemos disponer”). Y para ampliar la perspectiva “margariteña”, añadamos el estimulante “Todos somos artistas” de Pablo Picasso. Y recordemos, en estos momentos de subidón de las actitudes éticas por la pandemia, que esto implica un poco de inspiración y un mucho de transpiración (ese “sudar la camiseta” que tanto me gusta recordar cuando hablo de la ética práctica, de la felicidad práctica o de la gestión práctica de las emociones). José Antonio Marina lo tiene muy claro: “los buenos sentimientos dejan de ser buenos si no pasan a la acción”. Asumamos pues el gran reto que surge en estos momentos de crisis: Convertir la propia vida en la mejor obra de arte.

3 párrafos, 3 regalos:

  1. Artículo publicado en IDEAL de Granada. De poetas y de acciones concretas. De talentos y de vidas con sentido.

MIS ENCUENTROS CON RAQUEL LANSEROS

2. Ensayo: El camino del artista. Un sendero espiritual hacia la creatividad”, de Julia Cameron. Magnífica obra que constituye un excelente método para desarrollar la creatividad. Esa creatividad que, como muchos artistas confiesan, da sentido a su vida (de ahí esa “espiritualidad” que aparece en el  subtítulo).

  1. Tres en el tres…

Uno de los pintores que más me ha impresionado. Que más me ha conmovido. En el 2000 lo descubrí en la Fundación Miró de Barcelona. Y hasta ahora. Con ustedes, Mark Rothkohttps://www.youtube.com/watch?v=UXSXlOlz9bE

Miquel Barceló siempre me gusta, siempre. Pinte lo que pinte, lo pinte donde lo pinte, y lo pinte con lo que lo pinte (pista: esas hormigas africanas. Ahí lo dejo). Y lo que está creando a raíz del coronavirus, me encanta: https://www.lavanguardia.com/cultura/20200508/481011115898/barcelo-coronavirus.html

Mi último gran descubrimiento “pictórico”: Lita Cabellut. Una artista fuerte, potente, intensa. Y con una vida que es una apasionante obra de arte: https://www.rtve.es/alacarta/videos/atencion-obras/atencion-obras-arte-lita-cabellut/4261483/

Hasta el próximo sábado.

Muy feliz semana ¡¡¡¡

José Luis Bimbela Pedrola

Para Juan Carlos Ortega, artista y maestro, por sus noches en la SER.

Para Tortell Poltrona, payaso y fundador de Payasos sin Fronteras.

Para el/a artista anónimo/a que escribió en una calle de Granada: “Al mal tiempo, buenas cumbias”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *