Aprender a vivir con el COVID-19: Un cambio de paradigma

RESEÑA

Por: Glenn Laverack

 

Aprender a vivir con el COVID-19 es ahora una realidad, ya que el Director General de la Organización Mundial de la Salud predice que la pandemia continuará hasta al menos 2022. Se han utilizado confinamientos y cuarentenas, a veces impuestos sin consulta ni incentivos en muchos países con un impacto negativo en la vida, los medios de subsistencia, la salud y el bienestar de las personas. Los estados de alarma han sido especialmente dañinos para la economía que tienen un impacto indirecto en la salud de las personas.

Vivir con el COVID-19 significa vivir sin la necesidad de cierres nacionales. Significa mantener una transmisión comunitaria baja, proteger a los colectivos vulnerables de la sociedad, mantener la responsabilidad social y empoderar a las comunidades para que se protejan a sí mismas y a los demás.

Vivir con el COVID-19 (con o sin vacunas) depende de mantener baja la transmisión comunitaria al garantizar que todos cumplan con las medidas preventivas actuales (basadas en evidencia científica y en experiencia) que incluyen mascarillas, distanciamiento social, lavado de manos, pruebas, autoaislamiento y vacunación. Mantener una baja transmisión comunitaria significa mantener una alta responsabilidad social para cumplir con las medidas preventivas, protegernos y estar atentos y proteger a los demás, incluidos los colectivos vulnerables.

Vivir con el COVID-19 depende de proteger y apoyar a los colectivos vulnerables de la sociedad, incluidos los ancianos, las personas con problemas de salud subyacentes (1/3 de las muertes por COVID-19 en el Reino Unido tenían diabetes), una discapacidad, los refugiados, los trabajadores migrantes y las personas sin hogar. La gestión del brote en entornos vulnerables ha sido problemática, incluso en hogares de ancianos (en el Reino Unido, el 40% de las muertes), en hoteles de cuarentena para viajeros, dormitorios de trabajadores migrantes y en familias mixtas. Otros entornos vulnerables, como cárceles, fábricas e instituciones educativas, continúan representando un riesgo potencial de propagación acelerada del virus. Sin embargo, también ha habido señales alentadoras de personas que ayudan a proteger y apoyar a los miembros de su familia extendida y en sus comunidades, incluida la fabricación de máscaras faciales, la entrega de artículos esenciales o la realización de tareas esenciales y la organización de «entretenimiento en el balcón» en bloques de apartamentos.

Vivir con el COVID-19 depende de mantener la responsabilidad social al capacitar a las personas para que tengan más control en sus vidas para protegerse a sí mismas y a los demás. La responsabilidad social no se logrará cambiando el comportamiento, persona a persona, porque no hay suficiente tiempo (el primer enemigo en cualquier brote), recursos o capacidad en muchos países. La acción política (política, legislación y aplicación) que apoya la acción social (movilización, normas, valores) puede ayudar a mantener la responsabilidad social, por ejemplo, dejar de fumar pasivamente en los espacios públicos.

Mantener la responsabilidad social depende de generar confianza y esto se puede facilitar a través de las organizaciones comunitarias (organizaciones benéficas, voluntarias, religiosas, deportivas y sociales) y los líderes locales que tienen una red de contactos establecida. Las organizaciones comunitarias pueden servir de puente entre la acción política y los ciudadanos al aumentar su comprensión de la necesidad y las formas de cumplir con las medidas preventivas a nivel local. Es importante que los gobiernos reconozcan el papel de las organizaciones comunitarias aumentando la conciencia sobre su trabajo (representación en reuniones de asesoramiento y conferencias de prensa) y proporcionando fuentes de financiación más sólidas que les permitan interactuar y empoderar a las personas a través de una variedad de actividades locales.

Generar confianza requiere una fuente de información precisa, basada en evidencia (para contrarrestar la difusión de información errónea), y una oportunidad para que las personas entablen un diálogo con aquellos a quienes respetan, como educadores de pares y asesores de salud, utilizando un medio de comunicación seguro, por ejemplo, en línea. El propósito es ayudar a aclarar las preocupaciones de las personas e identificar soluciones para protegerse a sí mismos y a los demás contra el COVID-19. También es importante permitir que las personas sean más conscientes de sus circunstancias personales (por qué están en mayor riesgo o son más vulnerables, por ejemplo, si viven en un entorno superpoblado).

 

Photo by Ryoji Iwata on Unsplash

 

Vivir con el COVID-19 depende de llegar a quienes no pueden o no quieren mantener una baja transmisión comunitaria, incluidos los colectivos vulnerables de la sociedad, las personas que carecen de responsabilidad social o que se oponen a medidas preventivas como el uso de mascarillas faciales. Por ejemplo, en Europa y Estados Unidos se han producido fiestas juveniles o clandestinas (raves) y protestas masivas (incluidas las antimáscaras y las antivacunas) sin el uso adecuado de las medidas preventivas. Se deben utilizar intervenciones personalizadas, con una comprensión clara del contexto sociocultural, para dirigirse a personas y grupos involucrados en reuniones masivas que presentan un alto riesgo de propagación del virus. Las intervenciones personalizadas han tenido éxito en el control de la propagación de las ITS y en la promoción de la inmunización. Llegar a aquellos que no pueden o no quieren mantener una transmisión comunitaria baja es un paso crucial para vivir con el COVID-19.

Ahora se necesita un cambio de paradigma para la respuesta a la pandemia para interactuar mejor con las personas y empoderarlas para que se protejan contra el COVID-19. Los sistemas de salud pública deben poder trabajar junto con los políticos para guiar la política gubernamental en cada paso de la respuesta al brote de la enfermedad. No existe un enfoque definitivo para el manejo del COVID-19 porque el contexto (sociocultural, político, económico e histórico) tiene una influencia directa en la respuesta a un brote de la enfermedad. Por lo tanto, es difícil comparar y contrastar los resultados de las respuestas entre países porque lo que funciona en un país puede no funcionar en otro. El resultado de la respuesta de cada país debe analizarse con una cuidadosa consideración del contexto.

Un cambio de paradigma para la respuesta a la pandemia debe incluir un énfasis en las ciencias sociales, en la recopilación de datos y en la traducción de los hallazgos en recomendaciones prácticas. Esto ayudará a comprender mejor el contexto y permitirá que una fuerza laboral de salud pública culturalmente competente se relacione con grupos de la sociedad a los que es difícil llegar.

Las condiciones que pueden haber llevado al desarrollo del COVID-19 (y MERS y EVD) aún persisten en muchos países debido a la debilidad de la capacidad y el compromiso político para la vigilancia, prevención y aplicación. Los brotes de enfermedades transmisibles en curso y emergentes seguirán teniendo un impacto devastador en la salud de las personas y en las economías nacionales a menos que invirtamos en sistemas de salud pública sólidos, eficaces y bien financiados.

 


 

Enlaces relacionados de acceso abierto del mismo autor

  • Intervenciones a medida https://www.mdpi.com/2078-1547/9/2/37
  • Acción política y social https://www.mdpi.com/2078-1547/9/2/33
  • Cambio de comportamiento https://www.mdpi.com/2078-1547/8/2/25
  • Promoción de la salud en brotes de enfermedades https://www.mdpi.com/2075-4698/7/1/2
  • Llegar a grupos vulnerables (migrantes y refugiados) https://www.mdpi.com/2078-1547/9/2/32

 


Glenn Laverack es Profesor Invitado en el Departamento de Sociología e Investigación Social en la Universidad de Trento, Italia


Otros artículos del mismo autor publicados en este Blog

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.