Fernando Simón o Pablo Motos: yo voto a tope por el primero en esta #covid_19. Twitter y coronavirus

RESEÑA

Por: Joan Carles March

 

@7josean7 pone de entrada el resultado: «Fernando Simón 1; Pablo Motos 0». Y yo estoy 100% de acuerdo con el poeta José Antonio Martín Acosta.

Y a partir de ahí, me meto en el conjunto de tweets que se han escrito estos días sobre el portavoz de esta pandemia: FERNANDO SIMÓN, muchos de ellos a partir de lo que dijo el presentador de El Hormiguero, Pablo Motos.

Ya lo dice el profesor de políticas @antonlosada: «Pablo Motos (el experto en pandemias según @publico_es) dice que Fernando Simón tiene pinta de dormir en un coche. Bueno. La historia recordará la gigantesca aportación del coloso intelectual Motos en esta tragedia sanitaria y seguro que olvida al pobre Simón». Y añade el periodista @EnricJuliana: «Fernando Simón. Un hombre honesto que debiera merecer todo nuestro respeto humano. La calidad de un país se mide por esa capacidad de respeto. Los cristianos lo llaman caridad. En una República, civilidad».

El director del @ElhuffPost, @guirodi escribía un artículo titulado «La España de Fernando Simón o la de Pablo Motos»: «No sé si de esta crisis saldremos todos cambiados, pero sí estoy convencido de que lo haremos sabiendo quién ha estado a la altura y quién no. Quién forma parte de la España de Fernando Simón y quién de la de Pablo Motos». Y Jordi Costa apuntaba en un artículo en @el_pais: «Si en plena pandemia, España no respeta a un experto despeinado, de cejas pobladas y voz ronca como este zaragozano, es que jamás va a respetar nada».

Podemos leer en algunos tweets, comentarios del tipo: @GDGC240977: «Lo de Fernando Simon es para darle un 10. Cada día, zasca. ‘Hoy no he comido un almendra por si acaso’ ES MUY GRANDE». Y @guillermo_663: «Fernando Simón es un líder al timón de un huracán. Pablo Motos s 1 payaso de circo a sueldo de un medio privado al que le interesa muy poco el bienestar colectivo. Hay que saber distinguir entre una referencia mundial en epidemiología y un lamentable ejemplo de bazofia mediática».

@AndaluciaSinVOX ponía su curriculum por delante: «Fernando Simón: Médico Epidemiólogo. Director desde 2012 del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Colabora de forma voluntaria con la ONG Médicos Mundi en países subdesarrollados de Africa y Sudamericana». Y añadía algunos aspectos @ForretsGump: «Licenciado medicina, especialidad Epidemiología, Londres, Asesor C. Europeo prevención/control enfermedades, Oposición Médicos España, Director Centro enf. tropicales, Mozambique y Burundi, Director CNE… Pero es feo, según Pablo Motos: C.V. FP electricidad».

Con todo eso, no es extraño encontrar mensajes como el de @beyonsesa que se atrevía a decir: «Cuando se acabe la cuarentena, que salga cada mediodía media horita Fernando Simón a contarnos qué tal su día, le quiero un montón». Y @52municipios añadía: «No sé si Fernando Simón es de izquierdas o de derechas. Sé que es un servidor público, que trabaja por un sueldo y que está ayudando a que el País supere la pandemia. ¿Quién es Motos? Un vividor. ¿Quién es Casado?, un tipo q se pasa el día poniendo zancadillas al trabajo de otros».

Y leemos de @luis_endera: «No creo que me vayan a llamar de El Hormiguero en mucho tiempo, así que… Recordarle a Pablo Motos el currículum de Fernando Simón. Descalificarle por su aspecto físico es mezquino, y más por simplemente decir que imponer obligatoriamente las mascarillas es complicado». Y @observatorio14 comentaba en un magnífico hilo: «Hace unas semanas Marcos Pascual (Marcos Pascual pasaría alguna semana conviviendo en casa de Fernando Simón al que ni conocía ni sabía que era de Zaragoza, y pudo conocer el trabajo comentado arriba así como su trabajo en salud pública y sida y sus programas epidemiológicos sobre esta enfermedad en el terreno) escribía: ‘Con rotundidad puedo afirmar que, de todas las personas que he conocido a lo largo de más de 30 años viajando por el mundo, por ninguna he sentido tanta admiración como por el doctor Fernando Simón’ «. Y sigue diciendo: «Yo que he conocido su trabajo en Ecuador, Burundi, Mozambique y Guatemala puedo asegurar lo mismo. Después del bochorno de #Ifema hoy sé qué responderá y no porque lo sepa ‘Hay que entender que cuando estás en situaciones tan complicadas como la actual y sometidos… a grandes tensiones las emociones se liberan y a veces puede provocar que relajemos o que no cumplamos quizás como querríamos las medidas que sabemos son recomendables’. Ese es su estilo. No el mío. El mío sería cagarme en #AyusoMeRepresenta y exigiría #ayusoinvestigada».

Y @panik81 nos dice: «¿Soy el único que cada día siente más admiración y respeto hacia Fernando Simón? Cada vez se le ve más cara de cansancio de estar dándolo todo para sacarnos de esta pandemia, mientras otros se dedican a hacerse fotos y a poner palos en las ruedas». Mientras @butacondelgarci explica: «Fernando Simón no viste con corbata y no se mira al espejo. El look le importa un pepino. Su corazón viste de smoking y su trabajo es oro de solidaridad. Domina seis idiomas. Ha recorrido mundo sirviendo a los demás. ¿Y tú, Pablo Motos, tienes idea de tu talla moral? No llegas». Y sigue @cleopatroll: «Fernando Simón. Desde joven sintió el afán por ayudar a los más necesitados. A través de varias ONG, trabajó en distintos países de África, América Latina y Europa. Domina seis idiomas. Voluntario de Médicos Mundi. Pablo Motos, no das la talla».

Y @protestona1 comenta: «Pues a mí me parece que Fernando Simón refleja en su aspecto muchas horas de trabajo, de falta de sueño y de preocupación por hacer lo mejor que puede un trabajo imprescindible para este país… Pero qué sabré yo, no soy tan lista como Pablo Motos». @skereunpesado añade: «Paren la cuarentena, necesito darle un abrazo a Fernando Simón» y @RamonNogueras dice: «A ver, hay gente que reprocha a Fernando Simón que haya ido cambiando su parecer conforme la evidencia ha ido cambiando, de modo que sus opiniones se ajustan a la evidencia. Cambiar de parecer según la evidencia es la misma definición de CIENCIA. Mermaos». Y comenta @Panik81: «Ultraderechistas que afirman que la tierra es plana y que el toro no sufre, le quieren dar clases de epidemiología a Fernando Simón». Y pregunta @TeresaSanz9: «¿Soy la única que ha desarrollado una especia de amor por Fernando Simón y cualquier tuit que veo feo sobre él me afecta como si fuese mi hijo de verdad al que debo cuidar?».

Y es que @_PabloFdez_ termina diciendo: «El ‘científico’ Pablo Motos se mofa de Fernando Simón. Bertin Osborne, adalid de la intelectualidad de las derechas, ejerce de patriota de pandereta mientras elude sus obligaciones con Hacienda. Abascal reniega del Papa y abraza el fascismo clerical. Ayuso, nutricionista». Y @fanetin le invita a: «Que alguien le diga a Fernando Simón que cuando acabe esto le invito a 15 días en un bungalow de los ‘de luxe’ en el camping de Tarifa y todas las comidas pagadas en el chiringuito (no doy para más. Lo siento). Y que vamos a montar una ILP para que le den 36 meses de vacaciones».

En definitiva, Fernando Simón, una gran persona y un mejor profesional. Así lo siento y así lo digo, a pesar de los errores (quién NO los ha tenido), a pesar de los cambios de opinión (yo soy el primero que digo que he cambiado de opinión en función de la evidencia que se ha ido encontrando, y él que da la cara todos los días con más motivo), a pesar de que yo hubiera hecho algunas cosas de forma diferente (seguro que él no marca el escenario de cómo y con quién salir día a día y viva la diferencia), a pesar de tantas cosas.

4s comentarios

  1. Fernando mantuvo la calma y los salvó. Y sigue así, manteniendo la calma. Gracias Carlos por la referencia

Responder a Carlos Yáñez-Barnuevo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *