Introducir un hábito saludable en la rutina diaria lleva su tiempo.

A todas y a todos nos falta tiempo, llegamos cansados al final del día. No es fácil sacar unos minutos para leer en voz alta.

Lo que os podemos asegurar es que al final lo vais a disfrutar tanto como vuestros pequeños.

Aquí vamos a ir dando respuesta de forma sencilla a las preguntas más frecuentes, podéis dejarnos vuestros comentarios en nuestro perfil en Instagram @saludentrelibros. A continuación podéis ver algunas de las preguntas que nos están llegando y que iremos contestando.

¿Por qué es importante la lectura en voz alta?

La lectura en voz alta en la primera infancia crea momentos de cálida intimidad entre quienes leen y quienes escuchan. Los libros compartidos actúan como reclamo para el encuentro, llaman a juntarse y relacionarse.

Leer a otro un libro en voz alta es siempre una expresión de amor. El hecho de compartir palabras, historias, reflexiones, emociones… crea vínculos afectivos muy intensos.

Es muy importante que niñas y niños asocien desde el principio el acto de leer al cariño y a la atención. Aunque solo fuese por esta razón, ya estaría justificado leer libros a niños y niñas desde que nacen, igual que los alimentamos, los cuidamos, los dormimos o jugamos con ellos.

La lectura en voz alta convoca y aglutina, ofrece sosiego y felicidad, crea apego entre los adultos que leen y los niños y niñas que escuchan.

¿Qué es la lectura compartida?

Básicamente leer juntos en voz alta. Mientras tú lees indicando con el dedo en las ilustraciones del libro, el niño o niña va siguiendo el cuento que vas leyendo o las ilustraciones que vas señalando y comentando.

Hay un concepto muy interesante, que es la lectura dialógica. Se puede resumir en una breve interacción entre un niño o niña y la persona adulta que lee en voz alta poniendo en práctica estas propuestas:

  • Pide al niño que diga algo sobre el libro o los dibujos
  • Evalúa la respuesta del niño
  • Reformula la respuesta que te ha dado y agrégale información
  • Repite el mensaje para asegurarte de que el pequeño haya comprendido la información que le has dado

A mi hijo no le gusta lectura, ¿qué puedo hacer para animarlo?

Saca unos minutos al día para leer juntos en voz alta. No te preocupes y sobre todo, no te desanimes. Hoy en día un libro es menos atractivo que una pantalla porque no ofrece tantos estímulos, pero hay libros preciosos que te pueden ayudar. Ir juntos a la biblioteca o a una librería para escogerlos puede ser un buen comienzo. Pero no lo hagas como una obligación, sino como una actividad relajada, que pueda ser divertida para los dos.

Una vez que hayas elegido el libro o el cuento, concéntrate en los minutos que le vas a dedicar a la lectura y lee en voz alta. Aunque el niño o la niña se distraiga, sigue leyendo en voz alta, haciendo voces y enseñando las ilustraciones.

No te desanimes, cada día vais aumentando los minutos que le podéis dedicar. Y cuando acabéis, celébralo con frases que le animen a seguir al día siguiente.

A fin de cuentas, lo importante es que las y los hijos noten que el momento de la lectura es un espacio para estar  juntos de forma relajada, un momento en el que sientan que durante esos minutos estamos relajadas, relajados, que no entran las regañinas, que el móvil está apagado y que toda nuestra atención está puesta en ellas y ellos.

Mis hijas no disfrutan los libros que yo leía de pequeña. ¿Dónde puedo encontrar recomendaciones para nuevos libros?

Es lógico y tienes que respetarlo, cada generación tiene gustos diferentes. Les puedes enseñar los libros de tu infancia a modo anecdótico y comentarles cómo eran las cosas cuando tú tenías su edad.

En las bibliotecas de barrio y en las librerías infantiles hay una enorme variedad de libros ilustrados. Déjalos que elijan para que a la hora de leerles en voz alta les parezca más interesante.

Mi hijo nunca escucha cuando le leo un cuento. ¿Tiene lógica insistir?

Sí, por todos los beneficios que tiene ese momento de la lectura en voz alta. A nivel afectivo sienten que estamos ahí enteramente para ellos durante esos minutos. Y a nivel intelectual aprenden del modelo que les estás enseñando: se puede disfrutar leyendo.

En esta misma web tienes guías y consejos de lectura para padres y madres.

Pero… ¿la bebé entiende lo que le leo? ¿Disfruta de lo que le decimos?

Ya desde el primer día nos dirigimos a él con un lenguaje cariñoso, cercano, seguro. Y eso tiene un efecto positivo en el niño. Nuestras palabras, canciones, susurros, le tranquilizan, le gustan. Desde que nace, el bebé siente y está preparado para recibir afecto. El niño nota el tono de nuestra voz, el cariño en nuestras palabras. Le gustan las rimas, canciones y cuentos que le contamos. Disfruta cuando le demostramos lo que sentimos hacia él.

(Ana Garach, Pediatra)

Si le leo a mis hijos, ¿realmente les estoy ayudando a que más adelante se convierta en un buen lector?

Cuando nace un niño, su cerebro no está preparado para leer. No hay ninguna área cerebral específica de la lectura. Es lo contrario de lo que ocurre con el lenguaje, o con la vista. Normalmente, un niño va a hablar solo,  por imitación o estímulo de los que le rodean. Esto, no pasa con la lectura. Para aprender a leer, al niño hay que enseñarle. Se tienen que crear circuitos neuronales complejos que conectan distintas áreas cerebrales. Este proceso no es fácil. Hay niños que tardan más y otros que tardan menos.

Muchos estudios han demostrado que para ayudar a esta tarea hay que iniciar a nuestros hijos en la lectura desde etapas muy precoces. No es solo para trabajar sus afectos y mejorar su vocabulario, sino también para ayudarles a que más tarde aprendan a leer de forma correcta. Esto les ayudará a progresar adecuadamente en la escuela y a tener una buena autoestima.

(Ana Garach, Pediatra)

 ¿Cada cuánto tiempo debería leerle en voz alta a mi hijo?

Si se logra que el hábito de la lectura sea a diario, como una de las rutinas en el cuidado de nuestro hijo, tendrá muchos beneficios sobre él. Así como intentamos acostumbrarlo a un horario de alimentación, a bañarlo más o menos a la misma hora, etc, sería muy positivo buscar la rutina de la lectura en voz alta. Podría ser antes de dormir. Ya cuando él va siendo un poco mayor, seguro que buscará otros ratos para hacer lo que con gran probabilidad se va a convertir en algo que le apasiona: leer un cuento.

(Ana Garach, Pediatra)

¿Cómo encuentro tiempo para leerle a mi hijo?

No es fácil, pero tenemos una buena noticia: con unos minutos al día es suficiente. Y si te pide más tiempo y no se lo puedes dedicar durante la semana, háblalo antes de empezar a leer, comenta de cuánto tiempo dispones y llegad a un acuerdo para ampliar esos ratitos de lectura durante el fin de semana, por ejemplo.

Para ti también será beneficioso reservar esos momentos para relajarte y compartirlos con tus hijos o hijas. Os quedarán unos recuerdos maravillosos.

¿Cómo puedo hacer que la lectura compartida sea más divertida?

En el apartado de Consejos para madres y padres tienes muchas ideas para poner en práctica. Son breves y están explicadas de manera sencilla y por edades.

¿Necesito leer un libro o podemos usar una tablet?

Sería poco realista decir que no se usen tablets o pantallas para leer con menores. Si tienes libros infantiles en la tablet, adelante, puedes poner en práctica los mismos consejos de lectura en voz alta que te hemos dado para los libros en papel.

Lo que cuenta es compartir esos momentos de lectura y que tu voz le ponga palabras a lo que el niño o la niña ven en las ilustraciones del cuento.

… Y de vez en cuando podéis introducir algún libro en papel, pasaros por una biblioteca pública o entrar juntos a alguna librería infantil.

¿Cómo puedo leer un cuento a mis hijos cuando todos tienen edades tan diferentes?

En el apartado de Consejos para madres y padres os  hemos dejando una serie de tips para leer en voz alta a diferentes edades. Si los menores de diferentes edades están juntos, puede ser divertido ponerse alrededor del libro que tú tengas abierto hacia ellos y que vayáis leyendo y comentando juntos, respetando el turno de cada uno.

¿Necesito disponer de mucho tiempo para leerles a mis hijos?

Lo más importante de la relación que establezcas con ellas con libros o cuentos mediando es que sientan que te estás ocupando de ellas, que  es una actividad entre vosotras. No es tanto un compromiso como un grato memento de valor emocional para todas las personas que disfrutan de ello.

¿Dónde puedo encontrar recomendaciones para leer a niñas o niños?

En el apartado de Consejos para madres y padres os  hemos dejando una serie de tips para leer en voz alta a diferentes edades.

¿Para qué leer en voz alta si ya leen por su cuenta?

Para crear momentos de conexión. Momentos en los que ambos, madre o padre con el niño o la niña, sientan la presencia real del otro. Es decir, sentir que estamos juntos con nuestra atención puesta en ellos.

¿Hay beneficios para persona adulta que lee?

Los beneficios en la persona adulta que lee se desprenden de los argumentos generales de la lectura en voz alta: bienestar, satisfacción por relacionarse íntimamente con la infancia, alegría de compartir experiencias, felicidad por hablar de la vida…