Introducir un hábito saludable en la rutina diaria lleva su tiempo.

A todas y a todos nos falta tiempo, llegamos cansados al final del día. No es fácil sacar unos minutos para leer en voz alta.

Lo que os podemos asegurar es que al final lo vais a disfrutar tanto como vuestros pequeños.

Aquí vamos a ir dando respuesta de forma sencilla a las preguntas más frecuentes, podéis dejarnos vuestros comentarios en nuestro perfil en Instagram @saludentrelibros. A continuación podéis ver algunas de las preguntas que nos están llegando y que iremos contestando.

¿Por qué es importante la lectura?

Está demostrado científicamente que el contacto de los niños y niñas con los libros y escuchar a un adulto leyendo en voz alta unos minutos al día, favorece su desarrollo neuronal, emocional y social.

¿Qué es la lectura compartida?

Mi hija/o no le gusta lectura. ¿Qué puedo hacer para animarlo?

Mi hijo nunca escucha cuando le leo un cuento. ¿Tiene lógica insistir?

Pero… ¿el niño entiende lo que le contamos? ¿Disfruta de lo que le decimos?

Ya desde el primer día nos dirigimos a él con un lenguaje cariñoso, cercano, seguro. Y eso tiene un efecto positivo en el niño. Nuestras palabras, canciones, susurros, le tranquilizan, le gustan. Desde que nace, el bebé siente y está preparado para recibir afecto. El niño nota el tono de nuestra voz, el cariño en nuestras palabras. Le gustan las rimas, canciones y cuentos que le contamos. Disfruta cuando le demostramos lo que sentimos hacia él.

(Ana Garach, Pediatra)

Y si le leo a mi hijo, ¿le estoy ayudando a que más adelante se convierta en un buen lector?

Cuando nace un niño, su cerebro no está preparado para leer. No hay ninguna área cerebral específica de la lectura. Es lo contrario de lo que ocurre con el lenguaje, o con la vista. Normalmente, un niño va a hablar solo,  por imitación o estímulo de los que le rodean. Esto, no pasa con la lectura. Para aprender a leer, al niño hay que enseñarle. Se tienen que crear circuitos neuronales complejos que conectan distintas áreas cerebrales. Este proceso no es fácil. Hay niños que tardan más y otros que tardan menos.

Muchos estudios han demostrado que para ayudar a esta tarea hay que iniciar a nuestros hijos en la lectura desde etapas muy precoces. No es solo para trabajar sus afectos y mejorar su vocabulario, sino también para ayudarles a que más tarde aprendan a leer de forma correcta. Esto les ayudará a progresar adecuadamente en la escuela y a tener una buena autoestima.

(Ana Garach, Pediatra)

 ¿Cada cuánto tiempo debería leerle en voz alta a mi hijo?

Si se logra que el hábito de la lectura sea a diario, como una de las rutinas en el cuidado de nuestro hijo, tendrá muchos beneficios sobre él. Así como intentamos acostumbrarlo a un horario de alimentación, a bañarlo más o menos a la misma hora, etc, sería muy positivo buscar la rutina de la lectura en voz alta. Podría ser antes de dormir. Ya cuando él va siendo un poco mayor, seguro que buscará otros ratos para hacer lo que con gran probabilidad se va a convertir en algo que le apasiona: leer un cuento.

(Ana Garach, Pediatra)

¿Cómo puedo hacer que la lectura compartida sea más divertida?

¿Necesito leer un libro o podemos usar una tablet?

¿Cómo puedo leer un cuento a mis hijos cuando todos tienen edades tan diferentes?

¿Cómo encuentro tiempo para leerle a mi hijo?

Mis hijos no disfrutan los libros que yo leía de pequeña/o. ¿Dónde puedo encontrar recomendaciones para nuevos libros?