La co-exposición a metales pesados y metaloides y su relación con el cáncer y cómo ha afectado la pandemia por COVID-19 a los mayores de 60 años de la cohorte EPIC en su calidad de vida y su salud son los temas que centran los dos proyectos de investigación recientemente financiados a la EASP.

Con cargo a Fondo de Investigaciones Sanitarias (FIS), el Instituto de Salud Carlos III ha concedido financiación a dos proyectos de investigación que lideran investigadores de la Escuela Andaluza de Salud Pública, institución dependiente de la Consejería de Salud y Familias.

La financiación asciende a cerca de 200.000€ para desarrollar los proyectos en 3 años.

Uno de los proyectos financiados, coordinado por la profesora de la EASP María José Sánchez, directora científica del ibs.GRANADA, tiene como objetivo conocer el impacto que la pandemia por COVID-19 ha causado en los estilos de vida de las personas mayores de 60 años de la cohorte EPIC, en relación a su calidad de vida y a su salud. Este proyecto multicéntrico estará activo hasta 2024.

El segundo proyecto financiado, coordinado por Miguel Rodríguez Barranco, coordinador de investigación en cáncer en la EASP evaluará la susceptibilidad genética asociada y el riesgo de cáncer ante la co-exposicón a metales pesados y metaloides en la cohorte EPIC-España.

Ambos proyectos se basarán en los datos del Estudio Prospectivo Europeo sobre Nutrición y Cáncer (EPIC en sus siglas en inglés)

EPIC es un estudio epidemiológico multicéntrico que se inició en 1992 con la participación de 23 centros de 10 países europeos, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, los Países Bajos, Noruega, España, Suecia y Reino Unido. En el estudio han participado 521.324 personas de entre 35 y 70 años (36.7898 mujeres y 153.426 hombres), 41.438 de ellas de España y 8.000 de Granada.

Además, en nuestro país, 4 de los 6 grupos de investigación que conforman el estudio EPIC pertenecen al CIBERESP.  La cohorte está formada por 41.437 voluntarios de ambos sexos, entre 35 y 70 años, reclutados entre 1992 y 1996. De cada participante se obtuvo una información detallada sobre sus hábitos de salud, dieta, estilos de vida y medidas antropométricas, así como una muestra de sangre. Los investigadores del estudio han seguido a la cohorte durante más de 25 años para evaluar cambios en el estado de salud y conocer la aparición de enfermedades como el cáncer, la enfermedad coronaria, los eventos cerebrovasculares o la diabetes.

EPIC es uno de los mayores estudios epidemiológicos realizados hasta la fecha y está avalado por una gran producción científica (más de 500 artículos científicos hasta la fecha) y publicaciones en las mejores revistas biomédicas.