AMANECIENDO EN SÁBADO 8

Hoy, sábado 30 de mayo, escribo sobre LA SENSIBILIDAD

Confirmado: “soy” una PAS (Persona Altamente Sensible). Todos los libros leídos, todos los cuestionarios realizados, todas las conferencias escuchadas, me lo confirman. Y, quizás por primera vez en mi vida, una etiqueta asociada al verbo “ser” me tranquiliza. Desde muy joven me he sentido “raro”, ¿demasiado sensible? ¿demasiado sentimental? Lloro en las películas cuando, por fin, los que se aman se encuentran (sean padres y madres con sus hijos/as; o parejas de amantes). Y aplaudo cuando, al final, se besan. También lloro emocionado cuando se repara una injusticia y ganan “los buenos”. Y cuando eso no ocurre y “los malos” siguen ganando apago la tele (estoy harto de que ganen “los malos”). Me emociono casi hasta el llanto cuando suenan ciertas bandas sonoras: “Memorias de África”, “El Paciente Inglés”. Por eso, cuando encontré la etiqueta PAS me sentí un poco más entendido (por el mundo). Menos solo. Suspiré aliviado. Me relajé y sonreí. Y me sentí un poco más feliz. Más acompañado.

Sensibilidad física y emocional. Sensibilidad social y ética. Sensibilidad espiritual y estética. Ternura, suavidad, dulzura. Y más len-ti-tud. Deleitarse, recrearse, dejarse fluir. Y en tiempos de “distancia física obligada” saborear los mensajes en el WhatsApp y los emails. Saborear, también, los silencios. Paladear las comas. Y los puntos suspensivos… Y los emoticones, claro. En estos días de enclaustramiento, he descubierto que llevo mucho peor los días sin amor que los días sin sexo. Y lo que aún me resulta más sorprendente: pese a esa “alta sensibilidad generalizada”, sigo vivito y coleando; y bastante feliz, la verdad. Con una salud percibida (bio-psico-social-espiritual y ética) más que aceptable. Tengo que investigar qué ha pasado. Cómo lo he logrado. Creo que los resultados podrían ayudar a esas personas que convierten esos “altos niveles de sensibilidad” en sufrimiento puro y duro. En inacción, en retraimiento. En huida y/o muerte. O en corazones de acero.

Tres hallazgos recientes (en tiempos de coronavirus) me han impresionado en relación con este tema. José Carlos Ruiz, filósofo, habló en La Ventana (Cadena SER) del término griego “eulabella”, que significa “Atención cuidadosa” (frente a lo que podría ser una atención descuidada, negligente). Vinculándolo con la “excelencia en el trato”, a uno/a mismo/a y a los/as demás, me parece uno de los cambios urgentes a incorporar en la era post-pandemia. Otro hallazgo ha sido el “kintsukuroi”, el arte japonés para reparar lo roto. Cuando se rompe una pieza de cerámica la recomponen con ¡¡oro!! Y dejan la cicatriz de la reconstrucción a la vista, para simbolizar la suma de fortaleza, fragilidad y belleza ¡Qué maravillosa y sabia metáfora! El tercer hallazgo ha sido la palabra “háptica”: la ciencia del tacto. Sin palabras (nunca mejor dicho). Recordemos que la piel es el órgano más extenso que tenemos. Y que, con frecuencia, infrautilizamos. Otro reto, estimulante y sugerente, asoma en el horizonte…

Tres párrafos, tres (o cuatro) regalos:

  1. Artículo publicado en IDEAL de Granada. Qué importante es mimar las palabras en títulos, titulares, emails, wasaps, mensajes…

MIS ENCUENTROS CON MAGDALENA MERINO

2. Canción “Demasiado corazón” de Willie DeVille:

¿Demasiado?

https://www.youtube.com/watch?v=KT1m6kEsR1E

  1. Canción “Prefiero amar” de Luis Eduardo Aute.  “Me dice el corazón que no soy de este planeta…”: https://www.youtube.com/watch?v=t-6JAmn1PxY

4. Novela. “Lo raro es vivir” de Carmen Martín Gaite

Pasión por la vida (A ver si ese será el “truco” para vivir saludablemente pese al “exceso” de sensibilidad…). Y dijo la autora: «Escribí el libro en plan jazz. Tenía una partitura previa, pero el proyecto empezó a estallar y yo me dejé llevar” ¡Qué maravillosa recomendación para la vida!

Hasta el próximo sábado.

Muy feliz semana ¡¡¡¡

José Luis Bimbela Pedrola

Para corazones y pieles sensibles….

Para Chet Baker y Luis Eduardo Aute, in memoriam

 

 

 

2 opiniones en “AMANECIENDO EN SÁBADO 8”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *