AMANECIENDO EN SÁBADO 9

Hoy, sábado 6 de junio, escribo sobre EL HEROÍSMO

 

Ayer, 2016.

Cuando en 2016 celebramos los 25 años de la “nueva” sede de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) tuve el honor de pronunciar una breve conferencia en su precioso y ahora añorado Salón de Actos. “25 palabras EASP” se titulaba. Y allí reivindiqué la valentía de Dylan, cuando con 27 años, cambió la historia del rock y del folk, realizando la versión eléctrica de su maravillosa “Like a Rolling Stone«. Carlos Marcos nos lo recuerda en EL PAÍS: “Este fue el concierto donde pasó todo, en 1966 en Manchester. Los puristas del folk no querían ver a su ídolo rodeado de instrumentos eléctricos. “Judas”, le llama alguien del público. “No te creo. Eres un mentiroso”, responde Dylan. El músico se vuelve a la banda y les dice: “Tocad jodidamente alto”. Y lo hacen…”. Olé. También reivindiqué la valentía de Camarón, que cambió la historia del flamenco con su obra “La leyenda del tiempo”. Hoy legendaria, ayer vilipendiada. Hoy mítica, ayer destrozada (simbólica e incluso físicamente). Olé. Y, claro, reivindiqué la valentía (el heroísmo, a veces) de la EASP. Valentía en contenidos y en formas. En qués y en cómos. En docencia y en investigación. En consultoría y en cooperación internacional. Escuela de Pacientes, Gestión Emocional, Salud Mental, Liderazgo con H-alma, Salud Espiritual, Prevención del suicidio. Olé.

 

Hoy, 2020 (Declarado por la OMS, “Año de la enfermería”).

En estos días de pandemia estamos reivindicando a héroes y heroínas cotidianos/as. Y les aplaudimos a las 20 horas; y escribimos sobre ellos y ellas. La mayoría han estado demasiado tiempo en el olvido: investigadores/as, directivos/as sanitarios/as, médicos/as, enfermería, residentes, personal de ambulancias, auxiliares, técnicos/as de laboratorio, técnicos/as de radiología, celadores/as, farmacéuticos/as, psicólogos/as, docentes, técnicos/as en cuidados auxiliares de enfermería, gerocultores/as, asistentes/as de mayores, cuidadores/as familiares, trabajadoras del hogar internas, limpiadoras, cocineros/as, pinches de cocina, policías, guardias civiles, bomberos/as, militares, voluntarios/as, cajeros/as de supermercado, tenderos/as, carniceros/as, estanqueros/as, transportistas, conductores/as de medios de transporte, panaderos/as, reponedores/as, barrenderos/as, carteros/as, veterinarios/as, reparadores/as de averías, ganaderos/as, agricultores/as, temporeros/as recogedores/as de fruta, y más… Muchos y muchas más. Además, quiero recordar (y homenajear apasionadamente) a esa generación de abuelos y abuelas que nos salvaron en la crisis del 2008 (con sus pensiones, con sus comidas, y con sus abrazos) y que ahora se han ido por la puerta de atrás (y sin abrazos). Y es que esos “tesoros” (que diría mi admirado amigo Félix Martín) se lo merecen.

 

Mañana, 2021.

España era, hasta el momento de la pandemia, un país mediocre y gregario. Comodón. En el que el talento se combatía (por activa y por pasiva) y la innovación y el cambio se criticaban “de entrada” (uno/a era culpable hasta que se demostraba lo contrario). Y donde el clásico “qué inventen ellos” seguía pudriendo el imaginario colectivo. Un país, “turismo dependiente” y “de servicios”, en el que los agoreros ganaban por goleada a los optimistas y el NO demoledor y corrosivo se imponía al constructor y proactivo. Con las conocidas excepciones deportivas por todos y todas /as “(sobre) celebradas”. En esas circunstancias… ¿Era imaginable que la ciudadanía española utilizase, sabia y valientemente, la pandemia del coronavirus para cambiarse (a mejor) y para cambiar el mundo (a óptimo)? En el ámbito personal, íntimo, familiar. Y en el ámbito público, social y comunitario.

  • No me deje con la duda, por favor. Finalmente ¿Qué cambiaron los españoles? ¿Y las españolas?
  • ¿De verdad quiere saberlo, amigo?

3 párrafos, 3 regalos:

  1. Artículo recién publicado (¡hoy mismo!) en IDEAL de Granada. Mis encuentros con un héroe al que admiro mucho. Maestro y amigo. Sabio y valiente. Lúcido y creativo.

MIS ENCUENTROS CON SALVADOR CASADO

 

  1. Una Canción: “Héroes” en dos versiones.

No escojo. Me quedo con las 2. Son distintas. Y las dos me gustan mucho.

Y así voy entrenando ese verbo “sumar” (puntos de vista, opciones, propuestas, recursos, acciones) que tan necesario nos va a resultar en esta fase de reconstrucción que se avecina.

Versión Bowie https://www.youtube.com/watch?v=lXgkuM2NhYI

Y

Versión Parálisis Permanente https://www.youtube.com/watch?v=_DXCPSE0g_Q

 

  1. Una novela: Nosotros en la noche de Kent Haruf

Soledad, vejez, amor. Héroes cotidianos, humildes. Héroes ancianos. Héroes honestos. Y amorosos. Una lectura que sana y vigoriza. Una gozada.

Hasta el próximo sábado.

Muy feliz semana ¡¡¡¡

José Luis Bimbela Pedrola

Para las heroínas cotidianas y los héroes cotidianos…

Para Irene, enfermera lúcida y valiente, in memoriam

 

 

2 opiniones en “AMANECIENDO EN SÁBADO 9”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.